Muchos son los que se acercan a nuestro monasterio para conocer sus obras artísticas. Son siglos de arte, de historia... pero también de algo más...

   Nosotras, querido visitante, vivimos aquí desde 1363, somos una comunidad de hijas se santa Clara. Sí, de la compañera de san Francisco de Asís, aquella joven valiente que quiso unirse a él para seguir su mismo camino: vivir según el santo evangelio, seguir a Jesús.

    "Carísima, sé fiel hasta la muerte a Aquel a quien te has prometido, pues serás coronada por él con la corona de la vida. Breve es aquí nuestro trabajo, la recompensa, en cambio, eterna; que no te confunda el estrépito del mundo que huye como una sombra; que no te hagan perder el juicio los vanos fantasmas de este siglo falaz; cierra los oídos a los silbidos del infierno y, fuerte, quebranta sus embestidas; soporta de buen grado los males adversos, y que los bienes prósperos no te ensoberbezcan: pues estos piden fe, y aquellos la exigen; cumple con fidelidad lo que has prometido a Dios, y Él te retribuirá". Estas palabras de santa Clara son nuestro verdadero deseo, vivir solo para Cristo.

    Nuestra casa ha sido durante siglos un lugar de contemplación, de encuentro con el Señor y también un lugar de evangelización, de transmisión de cultura, de las artes, como fue y quiere seguir siendo, la vida religiosa en toda Europa. Pues esta casa es el lugar donde nuestra llamada nos ha traído "para estar con Él". Hasta los lugares del monasterio nos hablan del paraíso, así se llama el patio del claustro: VERGEL, paraíso, que nos habla de armonía primera, de familiaridad entre Dios y el hombre. O el precioso artesonado de nuestra Iglesia en donde aparecen, como si quisieran darse la mano el cielo y la tierra. Santos y reyes, profetas y monjes, evangelistas... todos están allí con nosotras, que queremos estar aquí escondidas en el corazón de la Iglesia. El Coro Largo, donde santos y santas y hasta un Juicio Final, pintado en sus paredes nos recuerdan la brevedad de la vida y el juicio en el que "a la tarde seremos examinados por el amor". O la intimidad de la pequeña capilla de Nuestra Señora de los Ángeles donde cada día estamos con el Señor Eucaristía y queremos con nuestra adoración sentir como nuestro Padre San Francisco que nos invita a orar en todas las horas:
>>>>>>>

Real Monasterio de Santa Clara. Tordesillas - Valladolid - España © 2009 Privacy Policy